Nada llega tarde

No, nada llega tarde,
ni el amor tardío,
ni el hijo deseado.
Ni el beso bendito
que te remueve las entrañas.
No, no llega tarde,
la llamada inesperada,
o la que esperas y no llega.
Ni la decepción
ni la alegría,
nada llega tarde,
porque igual que las rosas tienen espinas,
la vida te da y te quita,
y te enseña
que nada llega tarde….

Amelia Medina Cuadros


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s